3 de marzo de 2008

Amsterdam

Hoy, es el día de la onomástica de mi mujercita. Y como soy un tío detallista, aunque no lo parezca, decidí regalarle un viajecito (fugaz) a Amsterdam.
Nada más llegar, me sorprendió que pese al desapacible tiempo, la gente sigue usando la bici para todo, incluso con paraguas, con faldas, fumando... además de los diferentes tipos de bicicleta que por allí se veían. Mola esta ciudad, mucho transporte verde. Claro, que tampoco tiene las cuestas que tenemos aquí...
Llegamos al Hotel el viernes, cuando ya estaba atardeciendo, debían ser las seis y pico. Hacía un frío terrible y para colmo estaba lloviendo. Aún así, salimos a la calle, y dirijimos nuestros pasos hacia la Plaza Dam, como era ya noche cerrada, nos guiamos por las luces, que cómo no, nos hicieron desembocar en el Barrio Rojo. Como muchos de vosotros ya habéis estado allí, no entro en detalles, pero debo reseñar el contraste entre el aire tranquilo y sosegado de la ciudad y sus canales, con el barullo de los turistas y los habituales del Barrio Rojo, sus escaparates, sus coffe shpos, sus bares... Estuvimos buscando algún coffe shop para entrar en matería, pero claro, necesitábamos algo que estuviera claro, y por claro me refiero a: esto es lo que tenemos y éste es su precio. Por fín dimos con uno bastante limpio y con peceras de agua salada para pasar los momentos más relajados de una manera amena. Allí probé unas caladas de un cigarrito de la risa, y un rico brownie de "chocolate", que estaba buenísimo, aderezado todo con un Té de Marihuana.
La vuelta al Hotel fué tranquila y sin incidentes.
A la mañana siguiente fuimos a ver el mercado de las Flores y el museo Van Gogh. Esto nos llevó casi todo el día (luz del Sol), por lo que no pudimos hacer un tour por los canales.
Tras volver al Hotel y entrar en calor nos fuimos a buscar un Coffe Shop del que teníamos referencias: El Coffe Shop Abraxas. Llegamos allí enseguida, ya que estaba muy cerca. Aquí nos tomamos un brownie, una muffin, un batido de chocolate y "hasrl" y otro cigarrito de la risa. Todo lo comestible estaba buenísimo, especialmente el batido. Y esta vez si que se hiceron presentes los efectos de nuestra "cena". Tras salir del Coffe shop, dimos una vuelta buscando comia para llevar. Poco a poco notaba los efectos relajantes de lo que nos habíamos tomado, era como estar mareado, pero no; bebido pero tampoco. Vamos una situación extraña. finalmente, entre vapores neblinosos, conseguimos unas pizzas. El camino de regreso se convirtió en un paseo de lo más nublado, si normalmente me oriento bastante bien, el camino de vuelta, se me hizo complicado a ratos, me desorientaba por completo y con esfuerzo conseguía orientarme, finalmente, tras el "paseo", conseguimos llegar al Hotel. Me tambaleaba como si estuviera borracho, pero sin ningún tipo de molestia. Tras cenarnos las pizzas echándonos unas risas, conseguimos dormirnos esperando que nuestro estado no fuera tan malo como para no escuchar los despertadores y poder llegar a tiempo al aeropuerto. Al final nos despertamos super-relajados y sin resaca, aunque bastante cansados, y conseguimos finalizar el viaje sin problemas.
Como conclusión, es una ciudad que tiene mucho que ofrecer y que ver. Asi que espero volver cuando haga mejor tiempo. También espero conseguir la receta del brownie de "chocolate" :).

3 comentarios:

Reithor dijo...

yo habría ido al Vrij's Museum en lugar del Van Gogh, aunque está claro que los cuadros que tienen del orejero son la caña. No así los de sus seguidores, que para mí dejan bastante que desear... si bien Vincent fue un genio. Sobre todo porque los colores se los hacía él.

La bici es... como diría yo, como unos zapatos.

Las setas bien, ¿no? :D

Me alegro que os gustara Amsterdam, una ciudad que me trae muchos recuerdos ya que fue el primer lugar donde viví por mi cuenta fuera de España (de una lista cada vez mayor).

¡Un saludo!

Anónimo dijo...

una preguntina de favor, hago escala en amsterdam durante 4 horas ¿ crees que me daria tiempo a visitar un coffe shop sin perder mi vuelo?
me podrias responder a
inescomala@hotmail.com

Capitán Sögul dijo...

Creo que sería bastante apurado, ya que del aeropuerto al centro de Amsterdam, hay como poco 40 minutos, y si vas en taxi, igual algo menos. Por lo tanto, siendo optimistas, tendrías 2 horas, o mejor una hora para no ir muy pillado de tiempo, para "pasear" por Amseterdam.
Deberías que tener algún coffe shop localizado para ir a tiro hecho.

Saludos