29 de mayo de 2006

El Código Da Vinci

El sábado me fui al cine a ver la película arriba citada. No me había leido el libro, pues de repente se convirtió en el típico éxito literario que todo el mundo se lee, y esas cosas la verdad es que hacen de revulsivo para mí. Además pregunte a diferentes personas que se lo habían leido y todas coincidían en que al final del libro se sucede la conclusión de toda la historia previa, como si de repente se hubiera dado cuenta de que tenía que acabar el libro y lo termina todo de prisa y corriendo al final.
Dejando a parte mi opinión, fuí a ver la película sin prejuzgar como sería. Y lo primero que no me gustó fué que no pusieron anuncios de próximos estrenos!. ¿Pero esto qué es?, con el dineral que cuesta el cine, y se ahorran unos anuncios, que a mi personalmente son una de las cosas que más me gustan cuando voy a ver una película. Y todo por que como la película dura mucho, y hay que hacer todas las proyecciones posibles, ahorran tiempo de donde sea... Los cines fueron los UGC Cine Cité. Bueno, que me disipo... el caso es que la película, me gustó de manera global, como un conjunto, pero en detalle, me pareció un cúmulo de curiosas casualidades y coincidencias que nadie se creé. Este debe ser el resultado de un libro y una historia creadas para vender, utilizando el destapar y tocar temas tabues y peliagudos, para generar polémica, con la excusa de una historia novelada. Pura estrategia comercial.
Además de un escritor que no se documenta, no me cabría esperar nada mas que el que fuera un buen comercial. De hecho en su libro "Fortaleza Digital" Sevilla aparece como un lugar poco recomendable, tanto para hacer turismo como para ponerse enfermo, llamar por teléfono e incluso para morir... Aquí os pongo su visión de Sevilla:
Sevilla de mediados de la década de los noventa.
El sistema sanitario público, por ejemplo: un hospital de la Seguridad Social "huele a orina", hay pacientes que sangran por los rincones y ancianas desnudas en las habitaciones, que no tienen camas, sino "catres".
La lesión era fatal, quizá no en lugares del mundo más avanzados médicamente, pero en España era fatal
Con estos mimbres, no es extraño que el narrador diga que la lesión que lleva a un personaje a pasar por el quirófano "era fatal, quizás no en lugares del mundo más avanzados médicamente, pero en España era fatal", si bien morir en Sevilla no es buena idea en esta novela, que presenta al tanatorio "cerrado técnicamente" los sábados por la tarde.

Tampoco las Fuerzas de Seguridad se libran de la quema de Fortaleza digital, que describe a los agentes como corruptos y sobornables, además de maleducados: un policía enciende un pitillo delante de un cartel de "No fumar". No es tan imputable a la ciudad el mal funcionamiento que Brown atribuye a la telefonía pública; según el libro, establecer una llamada internacional a mediados de los noventa desde una cabina en Sevilla era "como una ruleta, todo depende del momento y de la suerte".
Subir a la Giralda, un deporte de riesgoSubir a la Giralda, uno de los monumentos más visitados de la ciudad, con unos cien mil turistas mensuales, es en la primera novela del autor del Código Da VInci un deporte de riesgo.
"Las escaleras eran empinadas, aquí habían muerto turistas. Esto no era América, no había señalizaciones de seguridad, ni pasamanos, ni avisos sobre pólizas de seguros", relata el narrador en un pasaje que provocará la hilaridad de los sevillanos. En efecto, al antiguo alminar de la mezquita de Sevilla y actual campanario de la Catedral se sube por un sistema de 35 rampas, pero Brown insiste en su teoría: "Si uno era lo suficientemente estúpido para caerse, era tu propia culpa, independientemente de quién construyó las escaleras".

¿De 'oyente' en la Universidad de Sevilla?La biografía oficial de Dan Brown (1964, Exeter, Estados Unidos) cuenta que estudió Historia del Arte en la Universidad de Sevilla en 1995 y que fue aquí donde se inspiró para escribir el Código Da Vinci, el éxito de ventas que se ha convertido en su principal fuente de ingresos. En el listado de alumnos de la Hispalense no aparece ningún Brown ni en el curso 1994-1995 ni en el siguiente, aunque fuentes universitarias consultadas por Efe no descartan que recibiera clases "como estudiante invitado o becario". Lo cierto es que Brown, estuviera o no en Sevilla, escribe que la emblemática Plaza de España, donde sitúa un crimen con el que comienza la novela, es la sede del Ayuntamiento, cuando allí se encuentran la Delegación y la Subdelegación del Gobierno y diversas dependencias gubernamentales. El edificio plateresco del Consistorio dista más de un kilómetro del Parque de María Luisa, donde se encuentra la Plaza de España, y el blanco de su fachada es difícil de confundir con el ladrillo rojo y la cerámica del conjunto de Aníbal González.
Fortaleza digital también pone a Sevilla como sede de una "concentración de punkis"Fortaleza digital también pone a la capital hispalense como sede de una "concentración de punkis", algo escasamente probable, tanto ahora como hace una década, en una ciudad en la que las mayores aglomeraciones de gente se producen durante las fiestas tradicionales de la Semana Santa y la Feria.

Saludos!

2 comentarios:

militech dijo...

ya llevo unos 10 kg (9,9-10,1), y si, es una bici estatica, pero es que con un piso de 45 metros cuadraos no me entraba la de verdad.

De todas formas, en cuanto nos den el otro, la podre guardar en el trastero y ademas me pilla la dehesa de Sanse al ladito.

Y lo de la fuerza de voluntad es asi, un dia te pones y te has puesto, tu lo has hecho tambien mazo de veces, con menos peso que bajar, por supuesto, pero lo has hecho, que yo lo se...

Yawarista!!!

Capitán Sögul dijo...

La explicación a este poste de Militech, está aquí:
http://www.blogger.com/comment.g?blogID=17483825&postID=114735321480483369