28 de febrero de 2007

Llega el buen tiempo

Ahora que llega el buen tiempo, comienzan los días soleados, y me asaltan los recuerdos de nuestros paseos saconitas, de aquella época en la que estudiábamos y/o trabajábamos poco, y cuando veías el sol, salías al exterior (si no lo estabas ya) en busca de algún plan al aire libre, ya fuera a pie o en bici, que hacer, para disfrutar del día.
Esto se convertia en un deambular por Saconia, en busca de amigos, o símplemente en busca de algún lugar donde dar cuenta de frutos secos diversos aliñados con cantidades ingentes de Cola.
Prácticábamos el poco noble arte de la auto-crítica (la constructiva no, la que se hacía a los miembros de nuestro grupo), por lo que la persona que no se encontraba con nosotros, se convertía en el objetivo de nuestras conversaciones puyas y chanzas.
También había tiempo para arreglar el mundo y fantasear, es lo que tienen las pipas, que te dejan tiempo de respuesta.
A parte de comer, a veces también precticábamos deportes de contacto como el Baloncesto, artes marciales... Y, con una menor cantidad de participantes, pero más asiduamente, también montábamos en bici.
La verdad es que pese a lo de las críticas, me queda un grato recuerdo de esa época. Menos problemas familiares (una vida en la ignorancia de la realidad, no se si subconscientemente como medio de protección) vives con tus padres todo está hecho, trabajos menos importantes (tu situación no depende del todo de tu sueldo, no había ni hipotecas, facturas...)... Lo que se conoce por la vida del estudiante.
Eso si, ahora, no cambio mi vida por aquella :) pese a todos los buenos sabores de boca que me dejó. Ahora cada un@ tiene su vida, su pareja, su casa compartida con el banco, su coche, su trabajo, sus nuevas preocupaciones, sus nuevos proyectos...
Pero me gusta rememorar estas sensaciones que provocan mis recuerdos.

3 comentarios:

militech dijo...

Estoy de acuerdo contigo, amigo, pero no te pongas tan tierno que en un par de fines de semana te vas a pasar 12 vueltecitas chupando humo del tubo de escape de mi KART.

JAJEJIJOJU!!!

Yo la bici la tengo en el pueblo, y siempre que voy me hago una rondilla por la orillita del rio y la verdad es que si que se echan de menos los pedaleos de otro colega al lado.

un abrazo, campeon!!!!

Irving el navegante dijo...

No os preocupeis que para tomar unas pipas y despellejar al que falta siempre habrá tiempo.

Si no lo han dejado de hacer los de la tele o las viejas del barrio ¿porqué lo vamos a dejar de hacer nosotros?

Un besote para ambos...

Capitán Sögul dijo...

Para Militech:
Prepárate para ver el culo de mi Kart, que es lo único que verás si sólo haces 12 vueltas...
Para Irving:
Veo que no haces referencia al mundo del motor, por lo que deduzco que te rajas... Bueno, pues quédate con la tercera edad pelándoles las pipas a quienes carecen de dientes... :)

Nota: Esto , SI es un desafío.