15 de junio de 2006

Tremendo día

Esta mañana iba yo pensando en las cosas del fútbol, cuando al meterme en el ascensor, me encuentro con una persona de la 3ª planta, por lo que tenía dos opciones, o pasar 30 segundos en silencio, o practicar la conversación típica de ascensor, opción que elegí, y me tomo la licencia de transcribirla: "-Hola, buenos días. -Buenos días. -Menundo tiempo, eh?. - Pues sí, y creo que para colmo va a seguir así hasta el domingo. -Vaya, nos jode el fin de semana. -Si, pero es necesario que llueva. -Pues sí. -Hasta luego. Hasta luego."
En cuanto a mis divagaciones sobre el fútbol, venían motivadas por que ayer venció la selección española, y esto motivó muchas reacciones en las personas. Muchas personas se veían por la calle con camisetas, polos, pantalones y banderas con los colores de España. Por todas partes se celebraba la victoria aplastante, lo que significa que desgraciadamente para todos a quienes el fútbol no nos va, que tenemos ración doble, al menos hasta el siguiente partido (este lunes, lo sé por que aunque no quieras, sólo se habla de éso... Como decían en la antigua Roma;
"Pan y circo para el pueblo", y se olvidarán de lo demás).
No se como se genera tanta expectación por un partido en el que se veía tan claro el vencedor. Lo peor son todos los programas de fútbol, resúmenes, noticias... con los que nos llevan bombardeanndo todos estos días y los que nos quedan...
Os voy a poner un ejemplo de lo que provoca esta mierda: Ayer, mi jefe y un par de compañeros a quienes les gusta el fútbol (que normalmente hacen turnos para comer, como hacemos nosotros, para no dejar su trabajo sin nadie) se fueron a comer a las dos y media para ver el partido, y hasta las cinco menos cuarto, no volvieron... El fútbol hace que todo pierda el sentido, los turnos no importan, las horas de trabajo de ése día tampoco... Por lo que me planteo que si yo fumara, jugase al paddle en vez de ir a nadar (si amigos, el paddle también es un motivo para volver a la hora que les de la gana) y entendiese de fútbol, mi jornada laboral a la semana se vería reducida considerablemente...

¿Debo renunciar a ser como soy por ser como el resto?, ¿Compensa cambiar por trabajar menos?, ¿Quiero pertenecer al selecto club del Paddle (como lo llamamos aquí)?, ¿Me importa realmente todo esto?...
Saludos!

3 comentarios:

Capitán Sögul dijo...

Pero mientras todas estas injusticias se suceden a mi alrededor, mis tropas de legionarios, pretorianos, imperanos, catapultas, arietes y equites varios sigen aumentando...
Menos mal que siempre queda alguna motivación para venir al trabajo.
:)

militech dijo...

tienes 3 opciones:

1. Sigues como estas, que estas muy bien.

2. Te apuntas al selecto club del padel para gente que fracaso en el tenis y el badminton.

3. Inventas un deporte nuevo y te forras

Capitán Sögul dijo...

Creo que el Taek-minton no tendría demasiada aceptación...