24 de febrero de 2006

Fumar en el Metro

Hola gente!, ¿Qué tal estáis por la mañana?, me imagino que esperando leer alguna novedad en este Blog ;) ... Seguro...

Bueno pues voy a contaros el suceso que muchas mañanas se me repite.

Desde que empezó todo esto de la ley anti-tabaco, todo, parece que se ha puesto a favor de los no fumadores (excepto los bares); no se fuma en el trabajo (cosa realmente maravillosa pues uno de nuestros jefes fumaba puros, y el resto cigarrillos de manera compulsiva, por lo que salía del trabajo oliendo a "tabacazo" como si hubiera estado por ahi, de bares), ya no se fuma en los locales comerciales, incluso han conseguido hacer respetar el que no se fume en el metro. Pero aquí es donde con regularidad me acontece lo siguiente:
Para salir del metro en Av. de América, debo subir cuatro tramos de escaleras (dos de las cuales son mecánicas, y a menudo fallan, todo hay que decirlo), en el tercer tramo salgo a las taquillas, aún estoy bajo tierra, pero la salida a cielo abierto está cerca; unos pasos más, sobrepasar las puertas y un último tramo de escaleras, y es en esta última parte, cuando una vez dejada atrás la taquilla, los fumadores empedernidos, encienden su cigarrillo de "he salido", pero no has salido!, sigues en un sitio cerrado y con escasa ventilación, y para colmo, las personas que te siguen, a lo mejor no quieren "disfrutar" de tu cigarrillo.
Entonces lo que hago, siempre que puedo, es acelerar el paso para quitarme de delante al "chimeneo" en cuestión. Pues lo que realmente le haría está tipificado como delito, seguro...

¿Por qué no pueden esperar a salir al aire libre?
¿Por qué se permite esto, con lo severos que intentan aparentar que son con el tabaco?
¿Por qué los guardias de seguridad del metro no le dicen nada?

5 comentarios:

militech dijo...

yo deje de fumar el 12 de enero y te entiendo

Ro dijo...

¡Que fanatismo profesa el converso!
En EEUU dentro de poco, las autoridades sanitarias contratarán los servicios de Lucasfilms para borrar digitalmente todos los cigarrillos y el humo de clásicos de la cultura americana como "casablanca" o "El halcón maltés" y los sutituiran por armas de 9 mm, eso sí, con silenciadores con control de humo, para no contaminar ni acústica ni ambientalmente.
Por mi parte y para fastidiar empecé a fumar en el metro, no tabaco, si no chinos de caballo directamente, y si no fuera porque me caí a la vía en lamentable estado aún seguiría haciéndolo.
Y os dejo con esta reflexión:
¿Para cuando una regulación del flatuleo en los espacios de trabajo?

Mini dijo...

Bueno,primero de todo hemos de decir que como en todos los gremios los fumadores tenemos la parte radical, que es aquella que no respeta la LIBERTAD de alguien que no quiere fumar.

Pero, ¿que pasa con la libertad de los que fumamos?

¿Y si fumas solo porros?
¿Y si fumas hojas de geranios???

En fin, que si nos ocuparamos de cosas importantes de verdad y no del fútbol y el tabaco (y el alcohol que es lo próximo),el país iría de otra manera.

PD: no penseis que excuso a los fumadores que no respetan las libertades de las personas, pero tampoco les deseo cáncer.. no se si me explico...

Angust McKlow dijo...

Bueeeno, si han dejado de fumar en mogollón de sitios, que importa que sigan haciendolo en los pocos sitios que aun pueden.
Si seguimos así, dentro de poco no sera tipificado como delito eso que pensabas....

Estoy con Mini, ¿que tratan de ocultar cuando solo hablan de la ley antitabaco?

Seguro que unas vainas alienigenas estan invadiendo la tierra, esperando a que duermas para tomar posesión de tu cuerpo...

Capitán Sögul dijo...

Ya, pero la primera bocanada de aire que espero respirar al salir del metro no es precisamente con olor a tabaco (me gusta sólo condimentada con polición madrileña).
Y además, aunque el comentario haya sonado intolerante, en estos casos me callo y tiro para alante.
Me gustaría poder controlar el esfinter y los gases tan bien como ciertos maestros, de todos conocidos, para una vez adelantado el fumador impaciente, poderle dejar un regalito etéreo...